Cuenta Corriente

 

Por Alicia Salgado

 

 

CFE, atorada entre su déficit y el suministro privado

 

La realidad es simple. Dados los cambios contables obligados para todas las empresas públicas, las necesidades de financiamiento para la inversión financiada (Pidiregas) o arrendamiento financiero de largo plazo de la CFE, que dirige Manuel Bartlett (sean APP’s o PPS’s para conservar el activo), se prevé se ubique en 0.0 por ciento del PIB este año y que suba a 0.1 por ciento del PIB en 2021.

 

Esto porque el Presupuesto de Egresos ajustado al cierre de 2020 y proyectado para el 2021, que fue presentado por la SHCP, de Arturo Herrera, los recursos para nueva inversión en la empresa eléctrica pública del Estado o en Pemex, que dirige Octavio Romero, deberán “ser iguales a la amortización de obligaciones” y, en función del estimado, el espacio disponible representa el 0.1 por ciento del PIB estimado para el próximo año.

 

Esto explica por qué Herrera le canceló los cuatro proyectos de inversión en generación por 1,726 millones de dólares más uno de distribución, pues en todos los casos estaban estructurados como arrendamientos financieros de largo plazo o APP, y la CFE iba a tener que contabilizarlos como deuda.

 

Si la Secretaría de Energía, que encabeza Rocío Nahle, quiere invertir en el sector eléctrico, tendrán que hacerlo con empresas que tomen el riesgo de mercado y CFE funcione como ancla de un mall, pero no como cliente único del proyecto a financiar. Si retiene el 65 por ciento y suelta el 35 por ciento restante para que el financiador venda la capacidad en el mercado, no tendría que subirlo como deuda pública y ampliaría su margen de inversión, respetando la regla IFRS 16.

 

La otra cara de la moneda son los ingresos de CFE. Se pretende subirlos manteniendo las tarifas sujetas a disputa legal y poniendo a la CRE y Cenace en el centro de una controversia que argumenta que los generadores privados “han sido abusivos” y, el costo de transporte, “no pagan el respaldo que genera la CFE en el caso de generadores de energía intermitente”.

 

Para que haya acuerdo se requiere de dos partes y, hasta ahora, el problema es que el sector privado se ha aferrado a que los proyectos con CFE se hagan a la antigüita, a sabiendas de que es una estructura financiera que no le conviene ni a la empresa ni al gobierno de México.

 

Tampoco es válido que se modifiquen las reglas de entrega o los costos por decreto, y que la generación privada cargue con el legado (en costos) de ineficiencias que arrastra la CFE, quien puede deshacerse de deuda regresando 35 por ciento de capacidad a los privados mediante licitación o venta y, con ese espacio financiero construir sus nuevas generadoras, redes de transmisión o distribución y, por su parte, los privados no pueden seguir pensando que este país, donde la evasión y la elusión son el problema más serio de la recaudación directa e indirecta de impuestos (incluye costo de servicios públicos), es una fuente de subsidio para la generación de utilidades.

 

El costo del transporte y entrega de energía está a revisión para que el mercado con competidores privados y la empresa pública tenga mayor equilibrio, pero CFE pretende que no se siga negociando bajo el marco jurídico del 2012 o de 1997.

 

DE FONDOS A FONDO

 

#Jesús_Seade… Dicen que podría ser embajador en Hong Kong, una vez que la Secretaría de Relaciones Exteriores, que encabeza Marcelo Ebrard, retire la candidatura de México a dirigir la OMC. Recuerde que la subsecretaría de Norteamérica ha sido suprimida.

 

Se comenta que en número de apoyos (fueron poco más de 40 países los que dieron el sí). Pesó Europa y en especial Angela Merkel, quien se inclina por la balanza regional en la dirección de África y aunque Seade contaba con la mayoría de los países Latinoamericanos, y lo incluyeron China, Israel, Japón y Estados Unidos en sus 4 opciones, no fue suficiente. La OMC comunicó que Seade quedó fuera del proceso. Sólo le recuerdo que él sigue estando en el mejor de los ánimos del presidente y el canciller.


 

(La columna Cuenta Corriente se publica de lunes a viernes en el periódico Excélsior. Se reproduce en este sitio con la autorización de la autora).