Cuenta Corriente

 

Por Alicia Salgado

 

 

¡Esos de Morena: sean sensibles!

 

Seguramente el diputado y coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, sigue instrucciones, pero pareciera que en eso de la sensibilidad social y laboral no siempre le facilitan el camino ni mucho menos cuando se trata de vendedores de lotería en las calles.

 

Le comento que de la abrogación de la Lotería Nacional y su fusión con Pronósticos para la Asistencia Pública, iniciativa de Delgado, ha sido aprobada por las comisiones que preside la diputada de Morena Rocío Barrera y esta semana iría al pleno.

 

Nada es discutible respecto a la función de la Lotería Nacional y las pérdidas que ha acumulado el organismo, salvo que debiera, por principio de solidaridad social, reconocerse los derechos de los billeteros y de los expendedores que han pasado una vida vendiendo en la calle los cachitos de lotería.

 

Yo no sé cuántas veces vio el expendio de Sarita Ornelas, o de algún otro, pero lo que seguramente vio fue a esos billeteros ofreciéndole el “cachito de la suerte” y que forman parte de su fuerza de venta en calle. Hoy, ellos andan en el limbo y megaagobiados.

Los vendedores ambulantes de la Lotería Nacional son 2 mil 639 con registro y unos 2 mil 500 sin registro porque no alcanzan el promedio mínimo de 70 mil pesos mensuales que se les estableció para vender.

 

 ¿Qué esperan los sensibles legisladores de Morena? o la Secretaría de Hacienda, que encabeza Arturo Herrera, ya ni pido que se aparezca quien debiera ser la defensora de sus derechos laborales, pues seguramente la secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde, jamás ha comprado un “cachito”.

 

Juan Gilberto González Robledo, líder de los billeteros, le ha hecho llegar a Mario Delgado, por todos los medios posibles, en su calidad de promotor legislativo de la iniciativa y como presidente de la Junta de Coordinación Política, una carta en la que le solicita se incluya por escrito la obligación de que se respeten los derechos de los trabajadores, que se amplíe el universo por justicia laboral a los expendedores y vendedores individuales de billetes que cobran comisión mensual y se les liquide conforme a la antigüedad acumulada.

 

La respuesta ha sido nula, pues a pesar de que se reconoce “el impacto” que tendrá sobre esas miles de familias que viven de la venta de la Lotería Nacional en las calles del país, no se quiere un reconocimiento de derechos para ellos, ¡por el costo fiscal que tendría que incluir liquidaciones y jubilación!

 

¡Por Dios! Ahora sí le creo la desesperación y enojo al presidente Andrés Manuel López Obrador cuando se queja de la postura liberal de sus funcionarios públicos y de algunos legisladores que no tienen la mínima sensibilidad social.

 

Bueno, al menos que los 5 mil vendedores del Premio Mayor se decidan a frenar el paso del tren o que bloqueen el acceso al Palacio Nacional o se tapen la cara y vandalicen comercios y monumentos públicos. ¡Ahí sí se notan resensibles!

 

DE FONDOS A FONDO

 

#Alain… La Asociación Latinoamericana de Internet (Alain), que dirige Sissi de la Peña, y que agrupa a las plataformas de internet a las que aplicaría la nueva legislación tributaria en discusión legislativa, comenta que no se oponen a pagar impuestos, pero sí al tiempo para adaptarse a un proceso complejo como el que se está diseñando en la Subsecretaría de Hacienda, que lleva Gabriel Yorio, para que retengan el IVA y el ISR.

 

Además de que las hacen corresponsables de evasión de quienes se supone deberían reportar sus ganancias en el mundo físico, porque en el sistema que no se está adhiriendo a los principios de la OCDE, tendría que implementarse en 30 días a partir de que se emitan las normas secundarias (30 de marzo). De hecho, piden que el periodo de adaptación para plataformas y usuarios, sea de 12 meses.


 

(La columna Cuenta Corriente se publica de lunes a viernes en el periódico Excélsior. Se reproduce en este sitio con la autorización de la autora).