Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

 

 

Calificadoras observan a Pemex y al Presupuesto 2020

 

 

Para PEMEX y el Gobierno Federal se agotan los tiempos operativos y legales, lo que aumenta el riesgo de las calificadoras de riesgo actúen bajando el grado de inversión de PEMEX y a los instrumentos de deuda del Gobierno Federal, lo que complicaría de forma importante la evolución económica del País.

 

En el caso de PEMEX, el talón de Aquiles de la empresa corresponde al ataque cibernético que sufrió desde el 7 de noviembre, lo que ha dejado sin operación aproximadamente de diez a veinte mil computadoras, en todo México y no solamente en las oficinas centrales. Si bien es cierto hasta la fecha no se han parado sus operaciones, cada vez se complica más que se mantenga sin problemas.

 

Desgraciadamente PEMEX, no ha emitido ninguna información oficial con los detalles necesarios, esta situación es su obligación y debería ser un evento relevante a dar conocer a través de la Bolsa Mexicana de Valores, porque tiene instrumentos de deuda colocados en la misma y es un requisito hacerlo, cuando se presentan situaciones extraordinarias.

 

De esta forma, la información disponible se encuentra a través de contactos directos con personal de la misma, aunque tienen prohibido dar cualquier tipo de comentario. Lo que se sabe es que, si el personal acude a una atención médica, le comentan que por favor regrese la próxima semana porque tienen un “problemita” con los sistemas. Además, parte de la facturación está siendo realizada con equipos alternos en Excel o de plano de manera manual.

 

De seguro se aprovechó el fin de semana largo del 18 de noviembre para de tratar de reintegrar los sistemas a su fase operativa normal; pero la duda es si lograron recuperar los archivos que se encapsularon o de plano se perdieron los mismos. El tiempo lo dirá, pero el 30 de noviembre es la fecha límite puesta por los hackers para recibir el pago solicitado o en caso contrario, borrar los archivos, dejarlos encriptados o usar la información para su provecho.

 

Lo grave de esta situación es que se debió en gran parte a que la actual administración no quiso pagar licencias de software y cambiaron al uso de versiones de uso libre; también a que se dejó de pagar a las empresas que suministraban protección cibernética.

 

La otra situación que se está convirtiendo en un problema potencial es que no se logró aprobar el 15 de noviembre el Presupuesto 2020 en tiempo y forma, la causa fue que el presupuesto de egresos de la Federación no pudo ser aprobado porque parte de las organizaciones campesinas no están de acuerdo con los recortes realizados al campo y bloquearon las entradas al Palacio Legislativo.

 

Para evitar caer en faltas legales, los Diputados, recurrieron al viejo truco de parar el reloj legislativo, el cual tiene la fecha de 6 de noviembre, por lo que aún oficialmente no se acaba el tiempo y pueden seguir deteniéndolo.

 

El problema es que no se observa que exista voluntad para ceder y negociar por parte de los representantes de los diputados y de los agricultores, ante lo cual existen dos alternativas: seguir teniendo detenido el tiempo legislativo hasta que se llegue a un acuerdo o aprobar un presupuesto igual al que está vigente, con los problemas inherentes que se tendría para mantener las finanzas del Gobierno federal sanas.

 

Como se observa, la situación no es nada sencilla tanto para PEMEX, como para las finanzas del Gobierno Federal, situación que seguramente están evaluando las calificadoras de riesgo para determinar si es tiempo o se acerca de bajar la calificación de grado de inversión a PEMEX en primera instancia y posteriormente al Gobierno federal.

 

Ante lo anterior en mi rancho exclamaron: “Pero que necesidad había de actuar como lo hicieron”.

 


victor.ortiz.nino@gmail.com