Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

 

 

Importancia de tener finanzas públicas sanas

 

El próximo 8 de septiembre es la fecha límite para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público presente el proyecto de presupuesto federal para el año 2020, en el cual será importante determinar su escenario económico y la estructura de los ingresos, egresos y deuda que se tomará como base. Lo anterior porque en base a los mismos, los inversionistas nacionales y extranjeros tomarán sus decisiones de aportar, detener o sacar capitales.

 

En ésta coyuntura, los inversionistas extranjeros tienen relevancia por su tenencia de valores gubernamentales, por lo que tomaré parte de lo expresado por los analistas de Intercam, Casa de Bolsa, sobre éste tema en su documento “Tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros”.

 

De acuerdo a los analistas, Banco de México publica de manera semanal la tenencia de activos gubernamentales en manos de residentes en el país y en manos de extranjeros. Los valores en manos de extranjeros han aumentado de manera importante desde el año 2010; y hasta el 5 de agosto de 2019, representan el 29% del total de los valores emitidos por el gobierno que asciende a 7.18 billones de pesos, la cual es la tenencia más grande en manos de extranjeros desde el año 2000.

 

Asimismo, expresan que esta tenencia es muestra de que, a pesar del deterioro en el entorno local, del freno en la economía mexicana y de una perspectiva modesta de crecimiento hacia adelante, los extranjeros siguen incluyendo valores gubernamentales en sus portafolios de inversión. Esto ese debe básicamente a dos factores:

 

1. Elevada tasa de interés.

 

2. Fundamentales macroeconómicos sanos.

 

También manifiestan que México mantiene una de las tasas más elevadas del mundo tanto de economías desarrolladas como emergentes. El diferencial de tasas entre México y Estados Unidos está en máximos de los últimos 20 años, situándose en más de 612 puntos base (tasa de política monetaria).

 

Desde su punto de vista, si se considera que Banco de México acabará por recortar la tasa de referencia este año en 50 puntos base, la tasa seguirá siendo muy atractiva ya que estiman que el diferencial se mantendrá. Inclusive les parece que, si las agencias calificadoras degradaran en un escalón más la calificación crediticia de la deuda mexicana –pero manteniendo grado de inversión– seguirá existiendo apetito por instrumentos de deuda emitidos por el gobierno.

 

Por otro lado, señalan que las elevadas tasas han originado un carry positivo, compra de valores gubernamentales, por lo que ha aumentado el apetito por activos mexicanos. Empero, ello no lo es todo, porque países como Turquía o Argentina tienen tasas de interés aún más elevadas; sin embargo, son economías que tienen una elevada deuda y un alto nivel de déficit público.

 

Los fundamentales económicos de ambos países justifican tasas de interés sumamente elevadas, y con ello el riesgo es mucho mayor. En el caso de México, los fundamentales macros del país siguen siendo sólidos. La nueva administración sigue comprometida a lograr un superávit primario de cuenta corriente, mantener el nivel de endeudamiento en 45% y lograr un déficit fiscal no mayor al 2.5%.

 

Los analistas señalan que, por ello, será clave observar de cerca el nuevo paquete económico que será presentado en septiembre, para validar de nueva cuenta los compromisos del gobierno.

 

Esto porque si el gobierno reitera su compromiso de mantener las finanzas públicas sanas, los inversionistas extranjeros seguirán invirtiendo en valores gubernamentales mexicanos, reafirmando así su confianza en México.

 

En el escenario contrario, podríamos ver una salida masiva de las inversiones de portafolio dislocando la balanza de pagos y teniendo un efecto considerable en el tipo de cambio.

 

 

 

 


victor.ortiz.nino@gmail.com