Un Montón de Plata

 

Por Carlos Mota

 

El renacimiento de Vallejo

 

En todas las ciudades de los países desarrollados existen centros de distribución y logística que abastecen de bienes a la población local.

 

En San Francisco, por ejemplo, existe el barrio Central Waterfront, a 5 km de Union Square. Ahí, cientos de empresas movilizan productos para toda la ciudad desde un conjunto de bodegas, y operan cientos de miles de transacciones para comercio electrónico.

 

Es una de muchas zonas con diseño urbano específico para ese propósito.

En la Ciudad de México dejó de haber una planificación para propósitos de distribución y logística, aunque de manera natural muchas empresas fueron eligiendo la zona norte, en los linderos de Azcapotzalco con Naucalpan.

 

Pero no es sino hasta ahora, cuando el alcalde de Azcapotzalco, Vidal Llerenas, visualizó el renacimiento de la zona industrial de Vallejo, que ese barrio está siendo relanzado para brindar un espacio de logística, tecnología, abasto y emprendimiento en la capital.

 

El proyecto ha sido bautizado como Vallejo-i; para denotar su carácter y vinculación con la inversión de naturaleza tecnológica.

 

No es cosa menor que se relance Vallejo. De hecho, para logarlo, Llerenas detonó una inversión de 300 millones de pesos —tanto del gobierno como de la iniciativa privada—, para cosas tan básicas que estaban pendientes como una repavimentación con concreto hidráulico de los 4.2 km de la avenida Ceylán —una de las arterias principales de la zona— y la avenida San Pedro Xalpa, así como la instalación de luminarias, camellones, banquetas y vegetación.

 

La zona era un verdadero desastre. Asimismo, se construyó un Centro de Desarrollo e Innovación Tecnológica con dos mil metros cuadrados.

 

Una de las mejores decisiones que tomó la alcaldía para que este renacimiento no sea un parche temporal es que se constituyó un fideicomiso a donde llegará los recursos destinados a la infraestructura y equipamiento de toda la zona. Asimismo, la alcaldía se alió con las empresas Bimbo y Estafeta para todas estas renovaciones.

 

Cómo hace falta que, en el ámbito local, los servidores públicos encuentren fórmulas adecuadas de vinculación con el sector empresarial para detonar proyectos productivos específicos y para relanzar espacios con vocación productiva.

 

Si el proyecto de Vallejo-i resulta exitoso —y tiene todo para serlo—, estaríamos frente a un modelo pragmático, alejado de toda ideología, y basado en el único interés de que los espacios para el desarrollo de los negocios sean algo valorado por la sociedad en su conjunto. Ojalá pronto se multiplique el modelo.

 

ALSEA Y EL SAT

 

En el sector empresarial se estima que será de la mayor trascendencia el derrotero del conflicto entre la empresa restaurantera de Alberto Torrado y la dependencia de Raquel Buenrostro. Se quiere dilucidar cuál será la política al respecto…


Correo: motacarlos100@gmail.com

Twitter: @soycarlosmota

 

(La columna Un Montón de Plata se publica de lunes a viernes en El Heraldo de México. Se reproduce en este sitio con la autorización de su autor).