Por la Espiral

 

 Por Claudia Luna Palencia

OMC: la otra renovación en puerta

 

 

 

La otra renovación en puerta y esta vez sorpresivamente anticipada tiene que ver con el puesto de liderazgo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) otro de los organismos multilaterales despreciados y ninguneados por el presidente Trump.

 

            Los planes desde la Casa Blanca pasan por reformar el organismo bajo la presión de Estados Unidos de abandonarlo si no se cumplen con sus expectativas: el pasado mes de mayo, Roberto Azevedo anunció la dimisión de su cargo con fecha efectiva a partir del  pasado 31 de agosto.

 

            El brasileño que llevaba al frente de la OMC, desde 2013 y a quien le faltaba todavía un año en la dirigencia, niega que su renuncia anticipada obedezca a “presiones” políticas externas.

 

            Trump lleva más de un año cosechando apoyos en diversos foros multilaterales a los que ha asistido a regañadientes como el G7 y en los que finalmente ha conseguido que el presidente francés Emmanuel Macron se ponga de su lado así como Brasil, en sus planes de reforma de la OMC; hace unos meses, finalmente Rusia y China, aceptaron la remodelación con la finalidad de adecuarla a los nuevos tiempos.

 

            La visión desde Estados Unidos es que el organismo regulador del comercio mundial está desfasado, que ha sido arrollado no solo por múltiples conflictivas reales entre diversos países que buscan defender sus propios intereses locales ante la competencia foránea sino que la era digital, con la explosión del comercio digital, no está del todo reflejada en las bases de la OMC.

 

            Trump pretende un mayor esfuerzo en pro de proteger a la propiedad intelectual, queja recurrente del inquilino de la Casa Blanca, quien acusa abiertamente a China de robo de propiedad intelectual.

 

            La OMC mutó del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) fruto del nuevo orden mundial se puso en marcha el 30 de octubre de 1947.

 

            Su existencia no ha sido sencilla siempre bajo  la presión de los países más industrializados, en defensa de sus propios intereses agropecuarios y de toda la actividad primaria de la producción.

 

            A partir del 1 de enero de 1995 adquirió su nuevo nombre de Organización Mundial del Comercio con sede en Ginebra, Suiza aglutina a 164 países, lleva detrás negociaciones importantes como la Ronda de Uruguay en 1986, un parteaguas en el entendimiento entre los países participantes del comercio.

 

            Con la Ronda de Doha de 2001, los países en vías de desarrollo defendieron un modelo de intercambio más justo sobre todo con Estados Unidos y Europa con sus políticas de subsidios agrícolas.

 

            Actualmente, la Unión Americana encamina a reformar cuanto antes a la OMC, para modernizarla ante la  nueva realidad global y cambiante del siglo XXI, añadiendo más cláusulas en respeto de la denominación de origen, de la propiedad intelectual, del tratamiento a los intangibles, el internet de las cosas y agregar más apartados al respecto de qué actitudes y acciones generan distorsiones perjudiciales para los competidores en el comercio.

 

A COLACIÓN

 

            Hay que actualizar igualmente el sistema de solución de diferencias del organismo multilateral que desde el año pasado no funciona a cabalidad, luego de que la política de presión de Washington bloqueó a todos los nominados al órgano de apelación  y es necesaria una negociación al respecto.

 

            ¿Meterá también Trump las manos como lo ha hecho en el BID? Son varios los nombres que suenan para encabezar a la OMC, cada continente tiene alguno o algunos candidatos: 1) El mexicano-libanes, Jesús Seade Kuri (73 años) es un economista y diplomático con dilatada experiencia profesional y amplio bagaje internacional además ha ocupado diversos puestos profesionales tanto en el Banco Mundial, el FMI como la OMC; 2) el egipcio, Hamid Mamdouh, de 67 años, antiguo funcionario de la OMC; 3) el nigeriano, Ngozi Okonjo Iweala (66 años) tiene experiencia al frente de la carteras de Finanzas y de Relaciones Exteriores y  en la Alianza Mundial para las Vacunas; 4) la keniana, Amina Mohamed (58 años) es ministra de Deporte; 5) otra candidata es Yoo Myung-hee (53 años) es ministra de Comercio de Corea del Sur; 6) el exministro británico de Comercio, Liam Fox (58 años); y 7) también está Tudor Ulianovschi (37 años de edad) fue ministro de Exteriores de Moldavia.

 

            El candidato Seade Kuri es quien cuenta con mayores respaldos dado que su amplio currículo es visto como el perfil adecuado para darle un nuevo rumbo al árbitro del comercio global.

 

 




Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

Twitter: @claudialunapale