Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

 

¿Se puede hacer banca en México para mujeres?

 

La respuesta más clara y sencilla es sí, de cada 100 mujeres que solicitan un préstamo, 99 salda la totalidad de su deuda, ese dato ya está siendo aprovechado en otros países por instituciones financieras que han encontrado el modelo adecuado para poder dar no solo ciertos productos de “color rosa” a sus clientas, sino han logrado ir más allá y establecer criterios para darles mejores condiciones crediticias.

 

Aquí en México diversas instituciones, ya sea bancos o aseguradoras ofrecen algunos productos enfocados a las mujeres; recordemos “Mujer Banorte” que con su tarjeta te ayudan desde temas médicos hasta envío de reparaciones para el hogar, e incluso hay algunos como los créditos grupales que su base son mujeres como Compartamos Banco, en general unos más que otros han tenido un relativo éxito.

 

Un ejemplo de buenas prácticas y que ha logrado captar este nicho de mercado es un banco en República Dominicana el BHD León, lo cual le ha dado no solo buenos resultados sino atrajo la atención del IFC.

 

Ary Naïm, country Manager, de IFC México, ejemplifica que el reciente estudio ¿Por qué es un buen negocio financiar a la mujer emprendedora mexicana? Puede dar algunas buenas ideas a las instituciones financieras mexicanas para trabajar en este tema, de lograr productos y servicios que entiendan a las mujeres, pero lo más importante que sepan explicarlos.

 

Esto porque el estudio reveló que el principal obstáculo que enfrentan las mujeres para iniciar una empresa no es la falta de dinero, sino la ausencia de información sobre los productos financieros y trámites que se requieren para iniciar un negocio.

 

El 42 por ciento de las mujeres emprendedoras mexicanas buscan acercarse a la banca como primera opción cuando desean poner en marcha un negocio, pero no comprenden en su totalidad el lenguaje utilizado por los bancos y optan entonces por otros canales de financiamiento tanto informal que resulta más caro, ya que el 55 por ciento de las mujeres ha utilizado mejor un crédito personal o sus tarjetas que uno empresarial que tiene tasas más bajas, por lo que terminan pagando más, pese a que son más cumplidas en el pago de sus deudas.

 

Por ello, el 80 por ciento de las emprendedoras mexicanas opina que los bancos deberían tener productos diferenciados que se adecuen a las necesidades de las emprendedoras y utilizar un lenguaje más simple e inclusivo, enfocado en brindarles seguridad y confianza.

 

El mercado es amplio, de las casi un millón 200 mil Pymes en México, alrededor de 340 mil están en manos de mujeres, donde la oportunidad de hacer negocio con ellas es de más de seis mil millones de dólares, según estimaciones del estudio.

 

Mientras en República Dominicana, Australia o en Europa ya han volteado a ver a las mujeres como un potencial nicho de crecimiento, en México aún falta camino por recorrer y reconocer la fuerza productiva que son y lo más importante, la responsabilidad que una gran mayoría tiene para pagar sus deudas, lo que dicho sea de paso, si las instituciones voltean los ojos a este negocio, todos ganan.

 

Y en el otro lado de la moneda, como les comentaba, el que va caminando bastante bien es Sabadell, en donde parte del trabajo es el equipo que han integrado, en donde por cierto debido a los buenos números y a un solo año de haberse integrado al grupo, ahora le incrementaron sus responsabilidades a Ignacio Zubiría Maqueo, quien ya da la competencia plena a otros bancos en el área de captación institucional y corporativa y ahora va por las grandes empresas. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

 

 Twitter: @JLeyvaReus


(La columna Moneda en el Aire se publica los martes y jueves en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).