En Concreto

 

Por Mariel Zúñiga

  

 

Los sismos, una gran lección: Ricardo García Conde de Citibanamex

 

§  Evidenciaron la falta de cultura de los seguros y de prevención

  

La Agenda

 

§  Hoy noticias de Santander y Scotiabank

§  Mañana; ABM y BMV


  

Ricardo García Conde, Director Ejecutivo de Crédito Hipotecario de Citibanamex

 

En entrevista con En Concreto Ricardo García Conde, director ejecutivo de crédito hipotecario de Grupo Financiero Citibanamex afirmó que en este 2017 la gran lección fueron los sismos. Por cierto sólo registró 3 pérdidas totales de vivienda: 2 ya se pagaron, una en controversia porque el valor destructible del inmueble (lo que cubre el seguro) es menor al saldo del crédito y deja un saldo remanente de deuda por ello se analiza.

 

Mariel Zúñiga.-¿Cómo cierra este año?

 

Ricardo García Conde (RGC).-Es un año lleno de aprendizajes, expectativas no cumplidas en ambos sentidos, cosas que se veían más malas de lo que acabaron siendo y otras que no se veían llegar que llegaron.

 

Pero en general para nosotros es un año positivo en términos del desempeño de nuestra cartera, nuestros activos hipotecarios tradicionales crecieron un 27% en activos totales, en la colocación vamos un 40% arriba de lo que se colocó el año pasado. Entonces muy buenos números y combinados con un muy buen desempeño de la cartera. En ese sentido contentos, grandes aprendizajes.

 

Mariel Zúñiga.-¿Cuál es el balance de los sismos?

 

RGC.-Creo que los terremotos y los desastres en general que enfrentamos nos recuerdan lo importante que es la cultura del seguro. Tú sabes que yo siempre que hablo del crédito hipotecario en algún momento menciono la importancia que tienen los seguros.

 

Y el aprendizaje que nos dejaron, los terremotos en particular, fue que la población que tenía un crédito hipotecario, y por ende, tenía un seguro asociado a este crédito hipotecario, se encontró en mucho mejores condiciones de enfrentar lo sucedido.

 

El terremoto fue gravísimo en pérdidas materiales y humanas, pero en hipotecario probamos cosas que nunca habíamos probado, por ejemplo nosotros no teníamos un registro de pérdidas totales en inmuebles, y enfrentamos alrededor de tres o cuatro pérdidas totales de inmuebles, afortunadamente sin pérdidas de vida; pero es cuando encuentras el gran valor de los seguros y de estar bien asegurado.

 

La parte de contenidos hace una enorme diferencia, en fin, un gran aprendizaje en términos de importancia de la cultura de seguros.

 

Mariel Zúñiga.-¿Cómo observas la situación general en este año?

 

(RGC).-Por otro lado no es tampoco un año boyante en términos de la economía, pero en crédito hipotecario y en particular en nuestra velocidad de colocación por arriba del crecimiento del PIB, lo cual también es muy sano.

 

Los valores de las viviendas sólidos, estables, quizás ahí vivimos un período de incertidumbre después del temblor sobre qué pasaría con los valores de las viviendas. Y realmente no pasó nada, la demanda sigue estando ahí y quizás tuvimos un bache de 2 o 3 semanas donde hubo una disrupción en la colocación de hipotecas en la Ciudad de México y en las ciudades más afectadas, pero después de eso regresamos a una sana normalidad. No es que no pasó nada, sí pasó algo y gravísimo, pero también rápidamente nos recuperamos y no se suspendió la colocación, ni la demanda, ni la oferta.

 

Mariel Zúñiga.-¿Cómo termina el balance de los afectados?

 

RGC.- Hubo una gran cantidad de afectados cuyos daños no alcanzan a superar el monto del deducible, por lo cual no les convenía presentar una reclamación. Hubo otra cantidad importante de clientes, alrededor de unos 800, que tuvieron daños en donde sí les resultaba conveniente asumir el costo del deducible, el coaseguro y presentar una reclamación.

 

Seguros Banamex inició el proceso de pago de los siniestros hacia la segunda semana después del terremoto, tan pronto como se tuvo el ajuste. Y en la medida en la que se fueron teniendo los dictámenes en caso de las pérdidas totales, la aseguradora empezó a pagar también. Tuvimos una importante reclamación en contenidos, por lo cual qué bueno que se tiene esa cobertura.

 

Y generalmente el caso más complejo es el de las pérdidas totales en donde de las 3 que tuvimos, en 2 el seguro alcanzó a cubrir totalmente el saldo del crédito y sólo un caso en donde todavía estamos viendo si el valor destructivo del inmueble es menor que el saldo del crédito, con lo cual el cliente quedaría con un descubierto. La Condusef ha sido muy enfática con los bancos que en estos casos, que afortunadamente fueron los menos, el banco asuma el quebranto por el diferencial de entre la suma asegurada y el valor destructible, lo cual es justo para el cliente.

 

Y siempre queda un valor remanente. El valor remanente de la tierra, de las áreas comunes. Y eso estamos ahora viendo que se está volviendo un tema bien complejo, porque resulta que en edificios en donde tenías a lo mejor 45 clientes que tenían crédito hipotecario y que por lo tanto tenían seguro, a lo mejor había otros 20 que no tenían, que ya habían liquidado su crédito o habían comprado al contado, en fin, en donde algunos de ellos la mayoría desafortunadamente no contaban con seguro. Entonces de pronto el condominio como tal, la gente no tiene la cantidad para aportar para reparar áreas comunes o elevadores de estacionamientos, en fin.

 

Y empezamos a encontrar ahí un conflicto que probablemente se va a prolongar por un largo tiempo. La mayoría de los seguros no cubren las áreas comunes y encontramos también que la abrumadora mayoría de los edificios no contaban con un seguro para cubrir las áreas comunes, que es algo muy barato y muy sencillo de asegurar. Entonces encontramos ahora a las familias con dificultades para poder reparar esto, cada caso es muy grave, pero también para ponerlo en una justa dimensión es sólo una fracción de los inmuebles de la Ciudad de México. Las cifras oficiales hablaban de mil edificios de los cuales no todos son vivienda, pero en la Ciudad de México hay decenas de miles, es una lección más aprendida que creo que va a fortalecer mucho la cultura de los seguros.

 

Donde se vuelve complicado es cuando no queda claro qué es lo más conveniente para los dueños del edificio, si demolerlo o repararlo, en términos de costo, en términos de la inversión que se hace contra el valor que resulta después de la reparación, o en términos de demoler es muy costoso también, pero después de demoler el terreno tiene un valor importante. Vimos algunos inmuebles en la Condesa que están ubicados en zonas privilegiadas y por ello mismo el terreno valía mucho más que la construcción. Y eso es lo que te provoca estás distorsiones, que insisto son las menos.


PREGUNTA

 

¿Cómo promover la cultura pro seguro de los inmuebles?


 

LA AGENDA

 

DICIEMBRE

 

Hoy noticias de Santander y Scotiabank

Mañana de la ABM y en la BMV


No te pierdas esta y más noticias en el  Noticiero único especializado en todo lo que se construye en México: www.grupoenconcreto.com

Cápsulas martes 13.50 hrs por 88.9 FM Acir Radio

 

¡Hasta mañana!

 

www.grupoenconcreto.com

 

mariel@grupoeconcreto.com