PUNTALES

 

Obras de terror, a paso express

 

§  Banjercito, 70 años de éxito

§  Deprimido de Mixcoac, a punto de inaugurarse

§  Dos más en AMFE

 

En lo más álgido de las administraciones gubernamentales del viejo PRI, tanto a nivel federal, estatal y municipal, era común escuchar a los gobernantes aquella frase de “hacer obrita” cuando querían llenar sus arcas personales a costa de jalar más dinero del que les correspondía en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

 

En ese entonces, como ahora, se inflaban presupuestos para la realización  de obras de infraestructura que en muchas ocasiones ni siquiera se realizaban y las que se concretaban quedaban tan mal hechas, que de plano tenían que volver a realizarse.

 

Más marcado en la actualidad que antes, se agrega el factor de la prisa por inaugurar obras, que en la mayoría de los casos, han sido inservibles e incluso se han convertido en auténticas obras de terror, pues son una trampa a la muerte.

 

La prisa por inaugurar las obras de infraestructura que se construyen actualmente en la Ciudad de México y algunos estados del país están hechas al vapor, lo cual  pone a temblar a cualquiera, pues sólo hay que tener presente el tremendo socavón de casi cinco metros de profundidad, que se abrió la semana pasada en el paso express en la carretera México-Cuernavaca, “tragándose” un automóvil con dos personas a bordo, a tan sólo tres meses de haber sido inaugurado por el Presidente Enrique Peña Nieto.

 

Gerardo Ruiz Esparza, responsable de las obras carreteras en el país, entre otras tantas, en su calidad de secretario de Comunicaciones y Transportes sólo atinó a decir que fue un hecho desafortunado lo ocurrido en esa importante arteria vehicular que conecta a la Ciudad de México con el principal destino de playa del país (Acapulco), entre otras localidades de Morelos y Guerrero.

 

De acuerdo con los primeros reportes sobre lo sucedido, dicho accidente que costó la vida de dos personas, se debió al deterioro que sufrió la autopista México-Cuernavaca con el paso de maquinaria pesada por las obras de conexión del segundo piso, pues se requería hacer trabajos rápidos porque la obra llevaba tres meses de retraso. Las  consecuencias fueron graves.

 

No es exageración decir que las obras que se realizan son una amenaza letal para los usuarios, pues estamos ante autoridades incompetentes que hacen alarde de grandes proyectos, que en muchas ocasiones sus planes originales tienen que ser modificados, por no tomar en cuenta todos los factores de viabilidad y de riesgo, o bien, no cuentan con los estudios pertinentes para construir obras tan ambiciosas y costosas, que al final resultan ser un peligro para la población.

 

La realidad se ha encargado de demostrárselo a los necios burócratas, políticos impertinentes, que a toda costa siguen “haciendo obrita”, aunque inservible.

 

Ejemplos, muchos y de sobra. Baste mencionar la llamada Línea Dorada del Metro, en la Ciudad de México, herencia del maléfico y autoritario ex Jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebard, refugiado fuera del país por alguna casualidad.

 

Deprimido de Mixcoac

 

En ese tenor han resultado algunas de las obras de infraestructura impulsadas por la actual administración de la Ciudad de México que encabeza Miguel Angel Mancera Espinosa, el autodestapado y designado candidato presidencial.

 

Una de ellas, el desnivel Mixcoac-Insurgentes denominada obra cumbre del gobierno mancerista, se inaugurará con bombo y platillo el próximo 15 de agosto, después de casi dos años de provocar caos vehicular tanto en la avenida Insurgentes como en Río Mixcoac.

 

La tan criticada obra, por lo arriesgado que ha resultado su construcción en términos de ingeniería, por ser el primer túnel de dos pisos que se hace en la ciudad y los reclamos por parte de los vecinos, así como la suspensión que causó el ecocidio, pues se cortaron 800 árboles, en verdad resulta una auténtica obra de terror.

 

El punto más crítico de esta obra es el cruce de las avenidas Insurgentes con Mixcoac, porque es donde se juntan todos los cuerpos, que incluyen los dos túneles, la incorporación de Insurgentes hacia la zona de Patriotismo y la incorporación de Mixcoac hacia el Eje 8 Sur, todo converge en esa zona.

 

Por ahí cruza justo el Río Mixcoac, un tubo de 2.44 metros de diámetro, un drenaje principal sobre Insurgentes de 1.52 metros de diámetro, más otras instalaciones.

 

Y aunque el gobierno  capitalino insiste en que el llamado “Deprimido de  Mixcoac”  es seguro y no enfrentará problemas de inundaciones, por la profundidad de las excavaciones que en algunas partes llega a 40 metros y porque se cuenta con un cárcamo de bombeo mayor a los 500 metros cúbicos, que dará beneficio local y regional, además de que el colector de aguas residuales no se movió, la verdad es que existe mucha incredulidad entre la población. Ya se verá y ojalá nunca suceda nada por causa de una mala construcción.

 

Banjercito, 70 años de éxito

 

No sería mala idea que muchos de los directivos de los bancos de desarrollo e incluso comerciales le dieran una revisada al modelo de negocio de Banjercito, que recientemente cumplió su 70 aniversario, para que corroboraran cómo es que se cumple con los fines para los que una institución fue creada, en este caso a iniciativa del entonces presidente Lázaro Cárdenas en 1947.

 

Banjercito, que es dirigido por el general René Trujillo Miranda, representa el apoyo financiero de más de 250 mil miembros activos del ejército, la fuerza área y la armada y más de 100 mil retirados y pensionados. Su misión ha sido cumplida, pues se asegura que todo el personal militar, a lo largo de su historia, se ha  beneficiado con algún financiamiento del banco.

 

Con un índice de capitalización superior al 20 por ciento, se encuentra entre los bancos más sólidos del país, incluso por encima del promedio de la banca comercia,l que es del 15 por ciento y con uno de los niveles más bajos de cartera vencida.

 

Y precisamente para conmemorar su aniversario setenta, ha lanzado atractivas promociones en beneficio de sus clientes, como son créditos automotrices a tasas de que van del 8.4 al 9.4 por ciento, de las más bajas del mercado, y bonificaciones del 5 por ciento de las compras que se realicen con sus tarjetas de crédito, incluyendo gasolinas y servicios de taxi, y la posibilidad de diferir los pagos sin intereses en plazos que van de tres a 18 meses.

 

¡Aprendan banqueros!

 

Dos más en AMFE

 

La Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), que preside Enrique Bojórquez Valenzuela, sigue sumando a los intermediarios no bancarios más importante del mercado financiero mexicano. En la más reciente sesión de su Consejo Directivo, se aprobó la integración de la sofom Kreditech que es una fintech de origen alemán, y de Ferratum México que es una firma especializada en créditos personales y microfinanzas de origen finlandés.

Escribanos a avargas@habitatmx.com. También síganos en http://www.habitatmx.com 

*Periodista. Director de la Revista HábitatMx