CUENTA CORRIENTE

 

                        Por Alicia Salgado

 

Espectro: ¿Recaudar o satisfacer al consumidor?

 

Hace unos días, América Móvil, que dirige Daniel Hajj, envió a la Bolsa Mexicana de Valores el evento relevante en el que informó a sus inversionistas que fue notificada la autorización otorgada por el IFT, encabezado por Gabriel Contreras, para adquirir indirectamente del Grupo MVS los derechos de uso, explotación y aprovechamiento de aproximadamente 60 MHz de espectro radio eléctrico en la banda de 2.5 GHz.

 

El monto económico de la transacción se ha mantenido oficialmente reservado, aunque se menciona que será referente en la subasta de espectro en la misma banda (2.5GHz) que se tiene prevista para “el futuro cercano”. Empero, el monto al parecer, alcanzó los 250 mdd, unos 4,800 mdp. Interesante el caso, porque pareciera que la posibilidad de ceder espectro en el mercado privado, por parte de todos los concesionarios que participaban en esa banda, sólo ha sido posible para MVS de la familia Vargas.

 

Además, el monto, parece estar por debajo del que se pidió a finales de la administración pasada (1,770 mdd de toda la banda), cuando se inició el rescate, y del valor de referencia que se emitió, de 850 mdd a mediados del año pasado, para el espectro en manos de MVS, que dicho sea de paso, fue una concesión otorgada sin contraprestación alguna en 1995 para transmitir televisión por micro ondas, que nunca fue utilizada para tal efecto y que entre 2011 y 2017, tampoco fue utilizada para ofrecer el servicio de telefonía móvil. ¿Cuánto se pagó por mantener los derechos sin usar? Respuesta vacía.

 

El piso no ha sido tan parejo porque para el resto de los concesionarios que no utilizaron en tiempo y forma el espectro que les fue asignado, se procedió al rescate de la banda en esta administración.

 

Por ejemplo, el rescate en definitiva, los 166 MHz en la banda de los 2.5 GHz concesionados originalmente a la empresa Megacable en varias localidades de Chihuahua, fue aprobado por el pleno del IFT en octubre del año pasado. ¿Tuvo Enrique Yamuni la opción de ceder su espectro a un tercero? Otra respuesta vacía.

 

Otro elemento que se debe subrayar es que pareciera que la política de “límites” impuestos por la vieja Cofetel fue eliminada de forma implícita cuando se autorizó el ingreso de AT&T, que dirige en México Kelly King, pero con la no participación de Telefónica México, que dirige Carlos Morales, en la subasta de AWS y la compra de espectro a MVS por parte de AMX, la concentración al menos en el mercado de espectro en México se acentuó, dado que concentra más del 50% del total disponible (escaso además) en el país.

 

México debe seguir creciendo en conectividad de una manera sustentable y competitiva.

 

Para asegurar lo anterior, el gobierno debe promover mecanismos para reducir costos e incrementar inversiones

 

De hecho, el IFT tiene como mandato en ley, el promover la inversión, la competencia, la calidad y la reducción de precios, pero en costos, el espectro parece que juega de diferente manera en el balance de los carriers en nuestro país.

 

Si el ejemplo de MVS-AMX fuera parejo para todos, el costo del espectro lo debería de definir el mercado, pero en México, 80% del valor del espectro está definido por los derechos anuales. Este  constituye un costo fijo e imponen una escala mínima en el mercado para que los operadores sean viables.

 

Para 2018, el costo del espectro representará más del 12% de los ingresos de los operadores no preponderantes, apenas 4%, según el último reporte de AMX, mucho mayor que el promedio de operadores en la OCDE.

 

De hecho, aún cuando Telefónica México en el último año y medio ha mostrado una mejoría sustantiva en sus resultados, las utilidades disponibles se van a pagar el costo del espectro por derechos que llegan a representar casi el 10% de sus costos. En el caso de AT&T, aún es difícil medir el impacto, porque su decisión de comprar mercado le ha costado alrededor de mil millones de dólares el último año, independiente de la inversión que dedica al despliegue de la red 4G, donde 2.5 GHz es decisiva.

 

En otros servicios, como el satelital, el espectro sólo cobra el equivalente al 3% de los ingresos de los concesionarios y, en el plan de negocios de la Red Compartida se establece un pago 10 veces menor en derechos por un espectro con mejores características de propagación. ¿Hay una política definida de espectro para recaudar o para asegurar la satisfacción del consumidor, el que de por sí paga IVA y IEPS por obtener un mal servicio? Otra respuesta vacía.

 

La visión y políticas a largo plazo por parte del IFT son determinantes si queremos un sector competitivo que tenga como principal objetivo beneficiar la transparencia en mercado, que debe ser eficiente para todos los mexicanos.

 

DE FONDOS A FONDO

 

#DeRipley. Constellation Brands, que en México es dirigida por Daniel Baima, acaba de recibir excelentes noticias al confirmarse que su planta productora de cerveza en Nava, Coahuila, opera apegada a la normatividad y no es responsable del problema de abastecimiento de agua que hace meses afectó a la localidad de Zaragoza de la misma entidad federativa.

 

La confirmación se dio después de que el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, se reunió con Leoncio Martínez, alcalde de Zaragoza, para anunciarle un apoyo económico por la cantidad de 8 millones de pesos para construir la infraestructura hidráulica de la que ha carecido Zaragoza y que ha generado problemas de abastecimiento del recurso a la población. Después de esa reunión, Martínez reconoció que el problema que venía arrastrando el municipio, no tenía nada que ver con el incumplimiento de la norma por parte de Constellation Brands. Lo bueno de este episodio es que la empresa global continúa adelante con sus planes de inversión por más de 4,500 mdd en México.

 

(La columna Cuenta Corriente se publica diariamente en el periódico Excélsior. Se reproduce con la autorización de la autora)