Romina Román

Funcionarios de Puebla, ¿A comer camote?

 

Los que empezaron a preocuparse en serio por la deuda de algunos estados son las autoridades financieras.

 

Nos cuentan que en la Secretaría de Hacienda están haciendo eco de las cifras que presentan muchos analistas quienes aseguran que hay focos rojos en entidades como Puebla, donde los pasivos ocultos reportan niveles alarmantes.

 

Incluso, esta entidad ocupa el primer lugar a nivel nacional en este rubro. De manera oficial, la deuda de todos los estados del país registra el equivalente a 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB), sin embargo, la realidad es completamente distinta.

 

Sólo en el caso de Puebla, la deuda pública que se registró casi al final de la gestión del ex gobernador y aspirante a candidato a la presidencia de la República Rafael Moreno Valle era de 8 mil millones de pesos, pero luego de revisar los números más a fondo, la Auditoría Superior de la Federación llegó a la conclusión de que el monto era de 24 mil millones de pesos, es decir, el triple de los que se informó a la autoridad.

 

Pero ¿cuáles son esos pasivos ocultos en los que incurren varios estados, entre los que se incluye a Puebla?

 

La mayoría de éstos tienen que ver con deudas laborales, entre las que se consideran pensiones, deudas por proyectos de inversión y fideicomisos privados.

 

No es casualidad que diversos especialistas califiquen a los pasivos ocultos, sobre todo los que se encuentran en fideicomisos privados, como una caja negra, ya que no se pueden auditar, no hay escrutinio público y lo peor, es que sus magnitudes pueden ser considerables.

 

Por ello, funcionarios de la Secretaría de Hacienda están verificando con lupa las cifras, ya que los elevados pasivos ocultos podrían representar un grave problema para el futuro de las entidades, por lo que en breve se esperarían acciones y anuncios relevantes, sobre todo porque en dos meses iniciarán los primeros cabildeos en la Cámara de Diputados para la aprobación del presupuesto para el 2018.

 

BMV redobla acciones de promoción

 

Los altos mandos de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) están redoblando esfuerzos de promoción -previo a que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de el tan esperado visto bueno para otorgar la concesión a la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

 

Lo que nos dicen en la BMV es que más que preocupados están ocupados en convencer a las medianas y grandes empresas para que vean al mercado bursátil como una fuente de financiamiento.

 

Insisten en que el sector energético puede encontrar un aliado en el mercado de valores. Sólo para precisar, de 2009 a la fecha se han colocado 85 emisiones de CKDs, cuyo monto financiado asciende a 138 mil 063 millones de pesos. En los últimos meses, los CKDs del sector energético colocaron 12,132 millones de pesos.

 

Las empresas que participaron en las emisiones fueron: Axis Asset Management y II, Balam Fund, Mexico Infraestructure Partners y II, Thermion Energy, Navix y Riverstone CKD Management Company, principalmente.

 

Así las cosas...

   

Twitter: @rominarr

 

(La columna de Romina Román se publica los martes en el portal La Silla Rota. Se reproduce con la autorización de la autora).