Romina Román

Los que se quedan...

 

Los que empezaron a reconsiderar su posición son algunos altos mandos del equipo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, debido a la desbandada de funcionarios con alta experiencia técnica legislativa y financiera, de la Cámara de Diputados, el Senado y el Banco de México.

 

Pero no sólo en esas áreas hay preocupación y peticiones unánimes para que los mandos con el mayor reconocimiento se queden y retiren su renuncia.

 

Hace unos días, tocó el turno de Gerardo Gutiérrez Candiani, actual titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, a quien gente cercana a López Obrador le pidió permanecer en el cargo.

 

Sin embargo, el también ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) rechazó elegantemente la petición, debido a que su intención es regresar al sector privado.

 

Según nos cuentan, ese se ha convertido en el pan de todos los días, ya que los gobernantes que entran requieren a personal especializado en ciertas áreas, pero no están dispuestos a pagar un equiparable a los salarios que recibe un especialista de ese nivel en el sector privado, sino por el contrario, la intención es reducirlo.

 

Ante esta decisión del presidente electo, la desbandada continuará en varias direcciones relevantes de la Secretaría de Hacienda, de la Secretaría de Economía, entre muchas otras; una parte de la explicación es que además de la reducción salarial, es una medida preventiva de los burócratas porque al renunciar podrán recibir el monto completo de su gratificación, tal y como lo marca la ley vigente.

 

Con la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos que aprobó el Congreso hace unos días, si un empleado federal decide permanecer en su cargo y se le baja el salario, al momento en que se retire se le pagará su gratificación con base en el nuevo tabulador, lo que significaría una merma importante.

 

La Ley entrará en vigor a principios de noviembre, de ahí la prisa de muchos funcionarios para salir antes de ese plazo.

 

Según nos cuentan abogados laborales, la legislación tiene huecos relevantes, por lo que se prevén cientos de juicios en contra del gobierno federal que en su mayoría perderá en los tribunales.

 

Por lo pronto, ya empezaron a surgir voces dentro del equipo de transición para que se maticen algunas de las propuestas de campaña, principalmente, el recorte de 194 mil plazas de burócratas y la posibilidad de trasladar varias secretarías de estado a diversos estados de la República ante la nula aceptación de la población.

 

Así las cosas...

 

Twitter: @rominarr

 

(La columna de Romina Román se publica los martes en el portal La Silla Rota. Se reproduce con la autorización de la autora).