Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

 

Nuevo enfoque en seguro hipotecario

 

Hace un año todos los mexicanos estábamos impactados por los temblores del 7 y el 19 de septiembre, estábamos ocupados en las tareas de rescate y apoyo a los damnificados, ahora estamos haciendo recuento de las tareas pendientes y encontramos que los gobiernos estatales y de la CDMX, además de los partidos políticos tienen muchas cuentas pendientes y para colmo se molestan cuando se les hace notar; en contraste con lo anterior la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) realizaron una conferencia de prensa para presentar la revisión de los modelos de aseguramiento hipotecario, las mejoras en la operación de los seguros asociados a créditos hipotecarios y su atención de cara a los usuarios.

 

Como es tradicional, hubo una sesión de preguntas y respuestas, las cuales enfrentaron sin quejarse de que fueron excesivas o no eran el tema a tocar en la sesión, uno de los puntos que llamó la atención es porque el seguro pagó menos que el valor del inmueble, reconociendo los funcionarios que era porque estaba asegurado el crédito hipotecario, no el inmueble.

 

Sobre los siniestros del 7 y 19 de septiembre de 2017, se indicó que el total de solicitudes registradas fue de 73 mil 124, de las cuales se han pagado el 82% por un monto estimado de la pérdida de 30 mil millones de pesos. De este total, la casa-habitación es alrededor de 62 mil 037 para un monto estimado de tres mil 779 millones de pesos, y de éste subtotal se han pagado 85%.

.

Si de las 62 mil casas, se considera solamente aquellas ligadas al crédito hipotecario, tanto por INFONAVIT, FOVISSTE y la banca, los daños estimados fueron por 56 mil 654, dando un monto total de tres mil 029 millones de pesos, de los cuales se pagó el 87.37% de los daños.

 

De los seguros hipotecarios, aquellos vinculados con la banca, se considera un número estimado de 14 mil 900 pólizas afectadas para un monto estimado de mil 91 millones de pesos, y de estos se ha pagado el 72%.

 

 

 

 

Sobre las causas de porque no se acababan de liquidar los seguros, la ABM y la AMIS señalaron que no es sencillo realizarlo porque no todos los asegurados contaban con los documentos requeridos, si la propiedad es común los dueños no llegan a un acuerdo, los ajustadores no llegan a un valor común de indemnización o los DRO´s no han dado su dictamen final.

 

También surgió el cuestionamiento de aquellos créditos, cuyos acreditados perdieron la casa y los bancos siguen cobrando, la ABM señaló que está rarísimo, por lo que el acreditado se debe acercar a su banco, porque la recomendación de la ABM fue que en esos casos el banco tomara la pérdida.

 

En base a la experiencia, la ABM y la AMIS han diseñado nuevas políticas para fortalecer el crédito hipotecario, a fin de facilitar el proceso de reclamo, eliminar posible disparidad de criterios e incluirán las áreas comunes.

 

Dentro de las nuevas políticas, la banca no va a asegurar crédito, va a asegurar la propiedad, por lo que, si el crédito vale más, se cubrirá el crédito; si el inmueble vale más, su cubrirá el inmueble. Además, de manera adicional, en las pólizas se incorporan la cobertura para los edificios en áreas comunes.

 

Asimismo, la banca realizará la actualización del valor destructible a la vivienda y de la suma asegurada para proteger su valor en el tiempo, y tiene la obligación de informárselo a los clientes cuando esto suceda., ya no será el caso de que quede desprotegido porque hubo una evolución en los precios de los inmuebles y el seguro se quedó históricamente en otro valor

 

Se va a impulsar la conveniencia de asegurar un condominio, destacando que la Ley de Propiedad y Condominio de Inmuebles para la Ciudad de México, incluye la contratación de un seguro para el edificio al momento de la constitución del régimen, sin embargo, el marco normativo no considera mecanismos para mantener vigente la póliza del seguro en los años subsecuentes.

 

Ante un siniestro pueden existir diferencias de criterios entre los condóminos, lo cual dificulta la toma de decisiones y genera retraso en el pago del siniestro. Por lo anterior, los bancos promoverán la conveniencia de contar con un seguro para todo el condominio, un seguro único.

 

También en el caso de desastres, la banca activará un protocolo de actuación para el cobro de indemnizaciones y de ayuda al acreditado, para la atención de los reclamos en caso de desastre.

 

Este protocolo incluye no solo la mayor información para los usuarios sino también una capacitación más completa para el personal de la banca en sus centros de atención, con el fin de que todos los involucrados conozcan sus derechos, exista una orientación adecuada para dirigir las reclamaciones, así como la debida información entre los diversos programas de apoyo que se pongan en marcha, como sería la suspensión de cobro a aquellos clientes que resulten afectados por algún desastre

 

Al conocer lo anterior, en mi rancho corrieron a buscar un agente de seguros, señalando “Más vale prevenir que lamentar”.

 

 

 

 

 

 

victor.ortiz.nino@gmail.com