COYUNTURA EMPRESARIAL Y FINANCIERA

 

 Por Víctor Ortiz Niño

 

Pésimo manejo de información en crisis SPEI

 

Aproximadamente, el 15 de abril, diversos usuarios del sistema financiero tuvieron problemas en las transferencias interbancarias y pagos de nómina realizados a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), sin que las autoridades le dieran importancia y difundieran las causas del mismo; el problema creció y en abril 27, se empezó a hablar de que se estaba entrando de forma abrupta y sin permiso a la red del SPEI (hackeo), negándolo en primera instancia las autoridades y fue hasta el 14 de Mayo en que se dio una postura clara por parte del Banco de México (Banxico) sobre el problema.

 

Lo anterior muestra que en un mes no hubo una estrategia clara de comunicación sobre los problemas en el SPEI por parte de las autoridades que diseñan, regulan y supervisan el sistema financiero mexicano, es decir: La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Banxico y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); es decir fue pésima la forma de información, lo que se prestó a todo tipo de rumores y dichos.

 

Lo anterior se refuerza al ver las declaraciones de diversos funcionarios de Banxico, la CNBV y el sistema bancario, mismas que se contradecían o negaban lo dicho por la otra parte, llegando inclusive a señalar que ya habían renunciado funcionarios por la situación que se presentó, basta con realizar una consulta por internet sobre lo acontecido en un mes.

 

Por ejemplo el 27 de abril Banxico confirmó que “incidentes operativos” de tres instituciones bancarias afectaron “en días pasados” las transferencias electrónicas realizadas por sus clientes a través del SPEI; sin embargo el 30 de abril un funcionario de Banxico señala que no se tiene información de que los incidentes sean un hackeo, pero que es una de las alternativas que se estudiaban; mientras que de forma casi paralela se tiene un comunicado, en el cual se manifiesta que los problemas se detectaron en el “aplicativo” de tres instituciones financieras afectadas y que es un programa de cómputo provisto por proveedores externos a las entidades para conectarse al SPEI.

 

Fue hasta el 14 de mayo cuando Banxico emitió comunicados reconociendo que había existido hackeo o ciberataque al software o aplicativo usado por una casa de bolsa y tres bancos para conectarse al SPEI, además de señalar claramente que no se habían afectado cuentas de usuarios, ni los mismos habían visto afectado su patrimonio.

 

En éste inter, cualquier declaración por parte de funcionarios de la banca o anuncio puesto sobre el mismo, era visto con recelo por las autoridades, llegando inclusive a solicitarles que retiraran información disponible al público sobre el tema.

El problema de una mala estrategia de comunicación no es menor porque la intermediación financiera que realiza el SPEI dentro de la economía es de vital importancia, ya que es muy necesaria su labor para realizar diversos tipos de operaciones financiera, además de que aquellos agentes que cuenten con recursos superavitarios, que deseen realizar una inversión puedan ser puestos en contacto con su contraparte, los agentes con recursos deficitarios que buscan algún tipo de financiamiento.

 

En este marco, se pueden presentar problemas dentro del sistema financiero, mismos que repercuten en el crecimiento económico, debidos a la falta de información que se tiene sobre el mismo, ya que la correcta intermediación se traduce como una mejor forma de trasladar los recursos y con mayores beneficios para la economía nacional.

 

Lo anterior porque el SPEI es parte de la columna vertebral del sistema financiero, el cual es aquel conjunto de instrumentos, mercados e instituciones financieras, que se encargan de disminuir los costos de transacción y a la vez corrigen los problemas de información para una mejor administración de los recursos dentro del mercado financiero.

 

De esta forma, urge que la SHCP, la CNBV y Banxico muestren un frente común y tengan una estrategia de comunicación periódica para dar la información necesaria para entender y evitar problemas con el empleo del SPEI.

 

Por ejemplo, ya se habla de que, ante las medidas adoptadas, los hackeadores están ofreciendo 25 mil pesos para poder emplear cuentas de usuarios de la banca para poder retirar parte de los 300 millones de pesos, que parece fueron sacados de las cuentas de los intermediarios afectados. Si las autoridades señalan los castigos y sanciones que se pueden aplicar a los que acepten, seguramente muchos no caerán en la fácil tentación de aceptar la petición de los hackeadores.

Ante lo anterior, en mi rancho gritaron al unísono: “Tanto peca el que detiene la pata, como el que mata la vaca”.

 

 

 

victor.ortiz.nino@gmail.com