Coyuntura Empresarial y Financiera

 

Por Víctor Ortiz

 

 

 Victor Ortiz

¿Así implementarán el Tren Maya y Santa Lucía?

 

En el presupuesto de Egresos de la federación, el Aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya son proyectos que ya tienen presupuesto asignado para iniciar su materialización en el presente año, lo malo, es que no existen estudios de evaluación de proyectos e impacto ambiental, como lo establecen las normas de ingeniería, además de que lo marca la Ley; ante lo cual surge la pregunta:

 

¿Van a implementar Santa Lucía y el Tren Maya, como lo hicieron con el ataque al robo de combustible en PEMEX?

 

Lo anterior porque la forma en que se ha implementado el alto al robo de combustibles en Petróleos Mexicanos, ha provocado desbasto y escasez de gasolina y diésel en 10 Estados y la ciudad de México, lo que ya tiene consecuencias económicas y sociales en la población.

 

Desde luego que en lo personal apoyo completamente el ataque a los robos internos y externos de combustible, pero los hechos prueban que no fue la manera de hacerse, debido a que no se tuvo una visión integral de lo que originaría, ni un análisis previo para saber las implicaciones, con medidas específicas para evitar el desabasto, además de una política de comunicación adecuada; es decir: se hizo de forma visceral y tajante.

 

Lo anterior queda muy bien marcado por el cartón publicado en el periódico Reforma el domingo 13 de enero, denominado Tanque Informativo y en el mismo se ve que cuando la aguja marca lleno, se declara “No hay desabasto”, cuando baja a tres cuartos, “Se resolverá lo antes posible”, a la mitad “Tengan paciencia”, en un cuarto “Es una falla del ducto”, al ubicarse la aguja en la reserva del tanque “Administren su combustible”.

 

No puedo dejar de comparar esta situación con la que se vivió el 10 de octubre de 2009, por la noche, cuando Felipe Calderón decidió extinguir a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) que tenía 44 mil trabajadores agremiados en el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), uno de los gremios más combativos, para lo cual se tomaron las instalaciones de LyFC, entró la Policía Federal, con apoyo del ejército, además de trabajadores de la Compañía Federal de Electricidad (CFE).

 

Para dar un marco legal, el 11 de octubre emitió el decreto de extinción de la paraestatal y a partir de ese instante el servicio eléctrico fue suministrado por la CFE en la zona donde operaba la LyFC, sin que existiera un herido o falta de energía eléctrica en algún momento. Fue una operación impecable, aunque creo un malestar en la población y en los que quedaron desempleados.

 

Por el bien de todos, lo que se ha vivido en el país con el abasto de gasolina y diésel en las últimas semanas, debe constituir una lección de CÓMO NO RESOLVER un problema, implementar un proyecto o materializar una política gubernamental, para todos los integrantes del Gobierno federal, desde el Presidente hasta el responsable directo de la entidad, empresa o secretaría que esté involucrada en algún proyecto, problema o política gubernamental.

 

En mi rancho sólo dijeron: “No se deben resolver las cosas, a palos de ciego”.

 

 


victor.ortiz.nino@gmail.com