COYUNTURA EMPRESARIAL Y FINANCIERA

 

 Por Víctor Ortiz Niño

 

Rendimientos 2017 y 2018

 

Este 2018, es el año del Perro de Tierra, según el horóscopo chino, el cual es caracterizado por incrementar la comunicación, el humor y el ingenio, ayudándonos a superar situaciones estresantes con gracia y tranquilidad; en el cual las cosas serán conseguidas, pero a la larga a través del esfuerzo personal o individua y los movimientos en grupo, como solevantamientos políticos y revoluciones, no dejaran marca durante este año; realizó esta reflexión porque el año pasado fue gallo de fuego y para que recordar cómo nos fue a los mexicanos.

 

En lo tocante a los mercados financieros, nacionales, el año pasado fueron caracterizados por la incertidumbre y volatilidad debido a que se esperaba que el presidente Donald Trump lograra cumplir sus promesas de campaña, situación que no logró, además de que la economía estadounidense inició su ciclo de recuperación, lo que provocó que su política monetaria dejara de favorecer la liquidez y elevara sus tasas de interés.

 

Lo anterior se reflejó en el comportamiento de las diversas alternativas de inversión, que mostraron un rendimiento no muy elevado y que le presento en el siguiente cuadro:

 

Instrumento de Inversión

Rendimiento 2017

 

(% acumulado)

Oro (Centenario)

9.32

Índice B.M.V.

8.13

Cetes 28 días

7.39

Cetes 182 días

6.85

Cetes 91 días

6.80

INFLACION

6.77

Cetes 360 días

6.68

Udis

6.68

Cedes 60 días

2.63

Pagaré Rendim. Liq. Venc. 28 días

2.28

PIB

2.10

Plata (Onza Troy)

0.87

U.S. dólar (Interbancario venta)

-6.38

 

Al visualizar la tabla se encuentra que, en el 2017, pese a los fuertes vaivenes el dólar fue la peor inversión (-6.38%), sin dejar de mencionar que su alta volatilidad más el aumento de la gasolina y de los salarios se reflejó en el incremento de la inflación a niveles del 6.77% anual.

 

De esta forma la mejor alternativa correspondió al centenario (50 pesos oro), el cual logró el 9.32% anual, recuperando parte del valor que ha perdido, desde 2013, cuando llego a sus valores máximos.

 

Asimismo, el rendimiento de la Bolsa mexicana de Valores (BMV), medida a través de su Índice resultó ser la segunda mejor alternativa (8.13%), pero si se compara con el rendimiento anual del Dow Jones (25%) y del Nasdaq (28%), se observa una brecha importante, derivada de las expectativas que tuvo el discurso y las acciones de Donald Trump sobre la economía de México y Estados Unidos.

 

El rendimiento de los Cetes en sus plazos de 28, 91 y 182 días estuvieron por arriba de la inflación (6.77%), mientras que los Cetes a 360 días y las inversiones bancarias se ubicaron por debajo de la inflación, lo que significó una pérdida de poder adquisitivo.

 

EXPECTATIVAS RENDIMIENTOS 2018

 

La evolución de las diferentes alternativas de inversión estarán sujetas a 4 elementos que generan alta incertidumbre en el aspecto económico: Renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); abatimiento de la inflación al consumidor; elevación de tasas de interés de referencia por parte de la Reserva Federal Estadounidense (FED) y el proceso electoral mexicano que comprende las elecciones Presidenciales, los gobernadores de Chiapas, CDMX, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Tabasco, Veracruz y Yucatán, 128 senadores y 500 diputados federales, así como diputados locales y presidentes municipales en varias entidades federativas, además de 2,818 autoridades locales.

 

Algunos analistas han señalado que la combinación de estos elementos dará por resultado “La tormenta Perfecta” y con ello plantean un escenario de crisis, con fuga de capitales, freno a la entrada de capitales, devaluación del peso frente al dólar, lo que generará una recesión económica.

 

Desde mi punto de vista, no se cumplirá el escenario anterior, aun cuando llegue a la Presidencia un candidato diferente al del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y cambie el modelo económico; al respecto, cabe señalar que tomaría posesión de la Presidencia hasta el 1 de diciembre, por lo que ya no afectaría 2018, sería después. Además, existen leyes y mecanismo que frenan el poder del presidente, el cual ya no es omnipotente como gran parte del siglo pasado.

 

De esta forma, para 2018, el escenario básico sería un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 2.0% al 2.4%, con inflación del 4.5%, tasas de Cetes a 28 días promedio del 5.5% y un tipo de cambio al cierre de diciembre del próximo año de 19.50 pesos por dólar.

 

Las expectativas señalan que en el caso del comportamiento del índice del mercado accionario (IPyC) es factible que logre un rendimiento del 10% anual, aunque con periodos de volatilidad.

 

Las alternativas en instrumentos financieros seguirán mostrando rendimientos bajos ya los bancos pagarán en las inversiones tradicionales del 2% al 4% anual, los Cetes por su parte estarán en un rango del 6% al 8%.

 

Nuevamente los metales preciosos podrían mantener una tendencia alcista para recuperar parte del valor perdido desde el 2013, estimando un rendimiento de 6% anual, ya que no existen indicios de una situación de crisis internacional.

 

La inversión en dólares podría ser de 0% o ligeramente negativa en todo el año, aunque en los periodos de volatilidad pueden presentarse rendimiento del 7% de forma altamente especulativa, porque la estructura macroeconómica del País es sólida, las reservas internacionales superan los 170 mil millones de dólares, no existen fuertes presiones en la Balanza de Pagos y se tiene una línea de apoyo a las mismas por 80 mil millones de dólares.

 

Para concluir, recuerdo que Teteoinnan (madre de los dioses aztecas) es la única que puede visualizar la evolución del 2018.

 

 

victor.ortiz.nino@gmail.com