Fortuna y Poder

 

Por Marco Antonio Mares

 

Energía, lazo de unión México-EU

 

El tema de la energía será fundamental en la renegociación del Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLC) entre México, Estados Unidos y Canadá. Podría decirse que será el sector que más profundizará los lazos existentes entre las dos naciones.

 

Más allá de los temas espinosos incluidos que buscará negociar el gobierno de Donald Trump, como la reducción del déficit comercial con México —que hoy ronda los 65 mil millones de dólares— o la eliminación del capítulo 19 en materia de Resolución de Controversias, lo cierto es que el solo anuncio de la fecha de inicio y los temas a negociar elimina el escenario de la salida de EU del TLC.

 

Y eso es un muy buen principio. Incluso puede hablarse de una primera batalla ganada en favor del libre comercio, aunque no hay que cantar victoria y esperar a ver cómo se da la negociación entre las partes.

 

Por lo pronto, hay que ver solo los hechos. En días pasados estuvo en México el secretario de Energía de EU, Rick Perry, quien destacó la importancia de la sociedad entre México y EU en materia energética y se pronunció por su profundización.

 

Cualquiera podría pensar que la visita y entrevista de Perry con su homólogo mexicano, Pedro Joaquín Coldwell, y el presidente Enrique Peña Nieto es una más y que sus declaraciones son parte de los clásicos discursos de cortesía en ese tipo de visitas. No es así.

 

Perry es un conocedor del tema de la energía. Gobernó durante 14 años el estado más energético de EU: Texas. Durante su mandato se realizó la revolución del fracking e impulsó el desarrollo de la energía eólica. No solo eso.

 

Durante la gestión de Perry se registró la combinación de la matriz energética de gas y electricidad que derivó en las tarifas eléctricas más bajas de la Unión Americana. Bueno, pues este hombre propuso al gobierno mexicano robustecer la agenda bilateral en materia de energía.

 

México es hoy el segundo socio en energía de EU; es el cuarto exportador de petróleo crudo a EU, en particular para las refinerías de Texas y Louisiana. EU exporta a México 58 por ciento de todo el gas que manda al exterior y 40 por ciento de sus petrolíferos.

 

En los últimos años se ha dado una integración energética muy importante entre ambos países a través de la infraestructura transfronteriza, que es cada vez más grande y más robusta; hay 14 gasoductos de internación, dos en construcción y 11 interconexiones eléctricas.

 

Empresarios estadunidenses han invertido en las subastas eléctricas y en las rondas petroleras casi 7 mil 500 millones de dólares en México. EU ya reconvirtió su modelo energético y México debe hacerlo.

 

El sector energético unirá más a México y EU. Y si no, al tiempo.

 

http://twitter.com/marco.mares 

(La columna Fortuna y Poder se publica los martes y jueves en el periódico Milenio. Se reproduce con la autorización del autor)