Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

Los pendientes del sexenio

 

El panorama informativo de las últimas dos semanas ha estado dominado por los anuncios del ganador a la presidencia, lo que para muchas personas del sector financiero pareciera que los pendientes de este sexenio, que termina el 30 de noviembre, han quedado en el “limbo”, lo que podría ser más que perjudicial.

 

La percepción para varios de los participantes en el sector financiero, es que pareciera que las autoridades siguen en “shock” tras los resultados electorales y que han dejado el camino libre a las noticias de la nueva administración, renunciando a salir a informar lo que se ha hecho y los pendientes en los que se está trabajando. Apenas la semana pasada salió el secretario de Economía a hablar nuevamente de la renegociación del TLCAN.

 

Por ello, hay cierta “alarma” sobre los pendientes en materia regulatoria, ya que si bien las actuales autoridades dicen trabajar en esos temas, no saben aún si algunos se podrán concretar antes de que concluya el sexenio; incluso personal con varias décadas de experiencia en el sector regulatorio han optado por renunciar, o jubilarse en los siguientes meses.

 

Uno de los pendientes más importantes es la ley secundaria de las Fintech, que dará las bases sobre cómo operarán empresas como PayPal, desde capital mínimo y la información que tendrán que entregar a las autoridades. Como están hoy, la mayoría, por no decir todas, las Fintech incumplen en proteger a los usuarios de servicios financieros, pues ni los contratos les hacen llegar, al ser intermediarios.

 

En casos como el Crowdfunding, esta ley secundaria está avanzada y el sector financiero la recibirá antes de que sea entregada a la Cofemer.

 

También está pendiente una de las regulaciones más importantes y a la fecha se desconoce si será tratada por el próximo gobierno: la cédula de identidad única, de la mano del fideicomiso que pretende crear la Asociación de Bancos de México en coordinación con las autoridades, para acceder y verificar los datos biométricos de los usuarios en poder de entidades gubernamentales, para corroborar la identidad y evitar el fraude y el robo de identidad que ha ido en aumento de forma alarmante y cada vez más sofisticada.

 

Tras el hackeo que sufrieron cinco entidades en abril y mayo, y que originó nuevas formas de comunicación entre el sector en caso de amenazas, se emitirán cambios para fortalecer la seguridad de la información y en Banxico estrenaron director de ciberserguridad. En la CNBV, todo indica que no alcanzaron a “fichar” a nadie ya que el 15 de julio se cerraba la fecha en la que se podían hacer cambios en el sector público.

 

En el otro lado de la moneda, la integración de Banorte e Interacciones como todos saben, dio origen al segundo banco más grande del país, aunque en este lapso han tenido que sortear episodios más que complicados como el hackeo del que fueron víctimas y el que aún se sigue investigando y el asalto de ayer en una sucursal de Hermosillo con toma de rehenes de por medio; ambas, notas que desafortunadamente no son positivas.

 

Tampoco hay que perder de vista a Citibanamex y Santander, que dadas las inversiones que han anunciado y los planes tecnológicos, pueden competirle a Banorte con la entrada a nuevos nichos de mercado en mayor medida que lo previsto por el nuevo gran banco, pues en el caso de Citibanamex, tiene a su favor la gran red de sucursales bancarias y la marca. En tanto Santander, no sólo entrará a nuevos nichos, sino que trae acuerdos e innovaciones interesantes que pronto anunciará.

 

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

 

 Twitter: @JLeyvaReus

(La columna Moneda en el Aire se publica los martes en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).