Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

¿Llegará el uso masivo del código QR a los bancos?

 

El uso del código QR no sólo como una vía para realizar pagos de forma rápida y segura sino para avanzar en la inclusión financiera ha hecho que en la India sea una de las formas preferidas para realizar compras y pagar, todo al acercar el celular al código del establecimiento en que se encuentra y listo.

 

En México, desde su lanzamiento el uso de este código no se ha dado como se esperaba, pero eso no significa que ya al menos dos de los grandes bancos se encuentran en pláticas con el Banco de México para que se trabaje en un código universal que se aplique de forma directa, aunque el pero se ha encontrado en si se usa o no el SPEI, la propuesta inicial es que no, es que los pagos pasen de forma directa con el uso de este código.

 

Para ello, se tendría un límite en el monto que se podría pagar y su uso evitaría, la intervención de alguna terminal punto de venta, y aquí entra el tema de que los bancos cobran por el uso de una TPV al negocio, ahí dejarían de recibir ingresos, pero aunque no lo crean al menos con tal de incrementarse el uso de medios de pago sin contacto, fomentar la bancarización e inclusión financiera quienes están en ese análisis, aseguran que BBVA Bancomer y Citibanamex estudian a profundidad este tema por sus beneficios al sistema financiero y sobre todo, porque consideran que sería muy benéfico para el país.

 

A nivel mundial, ya en todos los bancos se trabaja en este tema, Mastercard por ejemplo desde el año pasado anunció sus planes de ofrecer mayores opciones en pagos a comercios minoristas por medio de la expansión planeada de sus programas basados en códigos QR, por lo que trabaja con otros participantes de la industria para crear un nuevo estándar QR global.

 

De lograr que se conjuguen y avancen en nuestro país las que hoy son pláticas informales entre participantes del mercado y el Banco Central, sin duda será un servicio complementario para tener una opción más de pagos sin contacto, pero se deben identificar las ventajas de usar este código y darle acceso a quienes hoy tienen un teléfono inteligente, pero no una cuenta bancaria y que usan efectivo u otro tipo de cuentas electrónicas para poder integrarse al sistema financiero, ya veremos si se avanza o no.

 

* * *

 

Y en el otro lado de la moneda, los cambios propuestos sobre el uso de la nómina como garantía de pago propuestos por el Banco de México, si bien en general tiene un objetivo positivo de generar competencia, de permitir a las personas el disponer o poner digamos “en venta” su nómina a la institución que le ofrezca una mejor tasa de interés, en la realidad la redacción ha enfrentado a bancos y a los demás reguladores, ya que los textos en muchos pero muchos puntos no les gustan a nadie.

 

Si bien, las cabeza del sector hacendario y del Banco Central se han reunido y tenido pláticas cordiales, lo cierto es que como lo calificó un banco es “un desmadre” ya que no se pueden poner de acuerdo por todas las implicaciones que podría tener para los millones que reciben su nómina en un banco y tengan por ejemplo un crédito hipotecario que se cobra de ahí, en alguno de los puntos si se queda sin trabajo por ejemplo y ya no recibe su nómina en esa cuenta, el banco según la redacción que se propone podría subirle la tasa de interés al cliente, con todo lo que ello implica, todo porque en esa cuenta ya no se recibiría el pago de una nómina y así uno y más “detallitos”, por lo que esperamos más vale que se tarden y quede bien redactado, a tener sorpresas más adelante. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

 

 Twitter: @JLeyvaReus

(La columna Moneda en el Aire se publica los martes en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).