Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

La guerra inició: Infonavit contra bancos

 

Lo que ya les había adelantado se cumplió. Hoy el Infonavit ya dio el primer paso para llegar a segmentos de la población, que son uno de los nichos preferidos de los bancos la llamada clase media ascendente, aquella que puede adquirir una casa de un millón de pesos en adelante.

En las columnas anteriores les comentaba del miedo de los bancos al Infonavit por su entrada. Hoy ya es una realidad. Desde el pasado 4 de abril, el instituto da acceso a la vivienda con una tasa fija de 12 por ciento y aumentó el monto de 900 mil a más de un millón 600 mil pesos, cuando en la banca mexicana (en promedio) el crédito es de un millón 100 mil. Así de grande es el enfrentamiento que se avecina.

Atender ese nicho para el Infonavit no sólo será más seguro, ya que a mayores ingresos más estabilidad en el empleo, menos morosidad y mayor capacidad de liquidar antes el adeudo, por lo que la guerra hipotecaria ahora sí es real entre el organismo de vivienda más grande de América Latina y los grandes bancos comerciales del país.

El incremento de la tasa de referencia en México ya ha reducido el margen entre las tasas que ofrecen la banca y el Infonavit, en algunos casos de menos de un punto porcentual. Dependiendo el banco o intermediario, están al mismo nivel con la desventaja para los bancos, ya que en el Infonavit los ingresos que solicitan son menores. En la institución no les pedirán un enganche, ya que usted puede usar el ahorro que ahí tienen. De hecho, si usted tiene un mal historial en el Buró, el crédito no les puede ser negado. A lo mucho les prestarán menos, pero nunca puede ser negado ya que —como cotizante del instituto— es su derecho el obtener un financiamiento siempre que cumpla con los demás requisitos.

El nuevo producto hipotecario del Infonavit tiene la ventaja que (al igual que los bancos, que se origina en pesos, con pagos conocidos desde el primer día y mientras el acreditado se mantenga al corriente) el saldo va a disminuir, afirma su director David Penchyna.

Para aquellos acreditados que ganen 14 mil 917 pesos o menos, el Infonavit dará un apoyo para que el pago mensual del trabajador sea menor. Por ejemplo, si gana 4 mil 589 pesos al mes, pagaría 2 mil 859 pesos mensuales de hipoteca. Con este complemento de pago, con el que el Infonavit apoyaría al acreditado, el trabajador estaría pagando alrededor de mil 239 pesos mensuales, cantidad infinitamente menor a lo que sería con un banco.

Y al igual que Condusef, que tiene su simulador para ver qué banco conviene para adquirir un crédito hipotecario, dependiendo si se tiene precisamente Infonavit o no, el organismo de vivienda ya tiene su simulador de crédito en su página de Internet, en donde podrá saber cuánto le pueden prestar, las condiciones del crédito, plazos, y pago mensual.

Para el director del Infonavit, David Penchyna, este es sólo un paso para diversificar el riesgo que tienen y atender a otro segmento que desde hace años había sido olvidado. Y es que los anteriores presidentes se enfocaron en la base de la pirámide. Para los bancos este cambio significa sin duda una lucha mano a mano.

La batalla ha iniciado y habrá que ver si los bancos son capaces de moverse y competir con tasas aún más bajas, pese a que ya nos encontramos en un nuevo ciclo económico de incremento de las mismas, o bien, se enfoquen en dar una atención personalizada a aquellos trabajadores que tienen un buen historial crediticio, ingresos atractivos y ganas de adquirir una casa de un millón 500 mil pesos, porque a ellos son a los que tendrán que convencer de que son una buena alternativa, Si no, corren el riesgo de perder miles de clientes. ¿Y ustedes a quienes le pedirían un crédito si tuvieron un buen historial? ¿Al Infonavit o a un banco? Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

 

(La columna Moneda en el Aire se publica los martes en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).