Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

¿Estamos preparados para otro gran ataque cibernético?

 

Los especialistas están más que preocupados, los ataques cibernéticos no sólo están siendo constantes, sino que cada vez se concretan con más éxito en empresas e instituciones financieras, lo que significa millones de pesos perdidos, pero lo más grave es el efecto que pueden tener entre clientes e inversionistas por haber sido vulnerados, esto pese a lo que se anuncia que invierten en sus sistemas.

 

Todos tenemos presente los ataques a los bancos mexicanos y en los dos últimos meses se sumó una aseguradora y una empresa de telecomunicaciones, pero más allá de la alerta que se generó lo que hoy es un hecho y que tienen prendidas las alertas, es que no existe aún un control adecuado en lo que se refiere a los proveedores externos que atienden a las instituciones financieras y empresas.

 

Las inversiones en tecnología que hacen los bancos, incluyen diversas áreas, por lo que poco se conoce cuánto destinan en especial a la ciberseguridad, incluso las autoridades que los regulan tampoco lo conocen, ya que no es un dato que se les pida.

 

Las instituciones reguladas tienen que cumplir estrictos controles por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y del Banco de México con respecto al cuidado y resguardo de la información y obviamente sus conexiones a los sistemas de pagos, pero afirman todavía no hay seguridad plena en las conexiones de proveedores lo que ha originado que sospechen de todos y de todo, un ejemplo, un gran banco, despidió a más de 15 empleados externos de uno de sus proveedores en un solo día, porque detectaron que no cumplieron con un protocolo de seguridad.

 

Hoy está claro, de acuerdo con información de las agencias especializadas de ciberseguridad, que de donde más recibimos ataques son desde Rusia y China, pero no es posible saber qué están haciendo hasta que el ataque se concreta y que las instituciones detecten alguna “anormalidad” o bien autoridades de otros países emitan la alerta. Hoy la preocupación va en aumento, ya que existe la percepción que hay una alta vulnerabilidad y que es cuestión de tiempo para que se concrete un ataque importante y no se esté preparado para enfrentarlo.

 

Y en el otro lado de la moneda, poco a poco se han ido conociendo sanciones contra diversos sectores económicos que realizan malas prácticas en perjuicio de todos, tarea en la que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ha estado más que activa, la semana pasada concluyó, por ejemplo, la sanción a las empresas de traslado de valores que dan servicios a empresas y bancos, ya que se coludían en fijar precios.

 

Los temas a investigar por parte de la Cofece son más que variados pero todos de una u otra forma afectan a nuestros bolsillo; hoy hay en marcha investigaciones de distribuidores de gasolina, sobre los precios de las sociedades de información crediticia, de comercio electrónico, pero lo interesante es el respeto que se ha ganado, lo que ha hecho que en el Congreso reciban más llamados a investigar a empresas y no de manera general a sectores, la semana pasada por ejemplo, los diputados del PRI pidieron que se revise a SoniGas que tiene presencia en gran parte del país por prácticas monopólicas, y también comentan se pedirá investigación más precisa sobre precios en algunos productos bancarios. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

 

 Twitter: @JLeyvaReus

(La columna Moneda en el Aire se publica los martes en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).