Moneda en el Aire

 

Por Jeanette Leyva

En la mira de la Cofece primero las Afore, siguen los bancos y su buró

 

Las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) fueron las primeras en sentir de cerca las nuevas atribuciones de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), la multa más grande en la historia de esa comisión por prácticas monopólicas. En espera se encuentran los bancos.

 

De la investigación en las Afore nadie conoce qué es lo que vio la Cofece o cómo llegó a esa conclusión -sólo ellos lo saben-, ya que a diferencia de investigaciones que realizan por ejemplo la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el IPAB, el Banco de México o la Condusef, ellos no intercambian o comparten información sobre sus pesquisas, por lo que será una vez que los bancos impugnen la resolución en tribunales que se sepan más detalles de lo que encontró la Cofece.

De las cuatro Afore involucradas, Banorte fue la única que dio a conocer el monto como evento relevante a la Bolsa Mexicana de Valores, siendo la más transparente, porque las demás, Profuturo GNP Afore, Afore Sura y Principal Afore prefirieron mantenerse calladas y no decir nada sobre a cuánto ascendieron sus multas.

Y aunque pudiera pensarse que están violando la Ley del Mercado de Valores, desgraciadamente sólo las emisoras están obligadas a publicar eventos relevantes y algunas de las Afore sancionadas no son emisoras ni son subsidiarias de alguna.

En el caso de las dos Afore multadas que son subsidiarias de emisoras, como Banorte y Profuturo GNP, se debe considerar si la multa es evento relevante o no. De acuerdo con el artículo 50 de la Circular Única de Emisoras, un acto, hecho o acontecimiento se considerará como evento relevante si representa cuando menos 5.0 por ciento de los activos, pasivos o capital total consolidado, o bien 3.0 por ciento de las ventas consolidadas del ejercicio anterior.

Si bien en el caso de Banorte no cumplía en general esos parámetros, la institución prefirió la transparencia; no así Profuturo, que sólo indicó al público inversionista que “no volverá a ocurrir”.

Por lo tanto, cada emisora es responsable de determinar si el acto reviste estas características o no; o, en su caso, el grado de detalle que publica en función de si la información podría tener un efecto material en el precio de sus valores.

Dado el primer fallo en el sector financiero, el que sigue y ya trabaja el gremio bancario, sobre todo aquellos bancos que son socios del Buró de Crédito, es el relativo a la investigación de concentración y prácticas monopólicas en las sociedades de información crediticia, que incluso ha hecho que en la misma Secretaría de Hacienda se trate el tema con los bancos de traer más sociedades para ampliar el mercado, hoy concentrado prácticamente en dos empresas. Pero sin duda la resolución podría ir en la misma tendencia, según las entrevistas que ha tenido la Cofece con participantes, resolución que podría conocerse este año.

En ambos casos habría que ver si los usuarios de servicios financieros afectados podrían proceder con las primeras demandas colectivas en contra de estas instituciones, ya que habría que analizar los perjuicios cometidos en contra de sus clientes.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

 

(La columna Moneda en el Aire se publica los martes en el periódico El Financiero. Se reproduce con la autorización de la autora).